Mitos y leyendas cortas

Mitos y leyendas cortas

Hoy en día en todas las reuniones, siempre se toca el tema de los espantos, los cuentos de terror cortos eso sí, para no aburrir a la audiencia, son la especialidad de la noche, no hay personas que se pierdan esos mitos y leyendas cortas, durante toda la velada.

Algunos que tienen miedo, mejor se retiran, pero realmente siempre son pocos, ya que el tema es de interés, entre todos los que nos juntamos, muchos de ellos, hasta de contar sus anécdotas se les enchina la piel, de tan solo recordar por lo que pasaron.

Muchos de ellos, tiemblan tan solo de recordar, los espantos a los que se vieron envueltos, les trasmiten esos episodios de su vida a todos los que nos ponemos a escucharlos, siempre que habla cada una de las parejas, hace que uno se transporte a lo que ellos les paso en el pasado.

Es la magia de la imaginación que nos transporta a momentos, tan íntimos como los que cuentan en las reuniones, y cada uno en su cabeza lo acomoda de la mejor manera que se le imagine.

Muchas veces salimos, aun temblando de escuchar los cuentos de terror cortos que se contaron, en esa noche y hasta vemos espantos en el trayecto a en nuestras respectivas casas, pero siempre es el cerebro, el que nos juega una mala pasada.

Todo depende si eres de los que les gusta escuchar mitos y leyendas cortas, para que gocen de estas anécdotas que de seguro en su grupo de amistades, también se hablara, y que en todas las leyendas de terror siempre existen cosas semejantes que nos hacen recordar, por momentos que pasamos nosotros.

Si eres un buen escucha, que le tomas atención a todos los detalles, que se contaron, durante la velada, de seguro, tu podrás transmitir a tus amigos ese tipo de cuentos y leyendas a todas las personas, que les guste el tema.

Cuentos fantásticos

En un cuento corto fantástico en los que todo es posible, lugares especiales que se escapan a nuestra comprensión o que son capaces de generar ideas que nunca habíamos pensado tener, posibilidades gigantescas. Esos son los cuentos fantásticos.

cuentos fantasticos

Estos cuentos abarcan la gran mayoría de cuentos que existen. Casi todos suelen ser de este estilo, cuentos en los que ocurren cosas especiales y en las que de pronto, de la noche a la mañana, podemos convertirnos en unos magos, guerreros o incluso los elegidos que tendrán que salvar el mundo.

En estos cuentos los personajes suelen ser muy profundos y tener la capacidad de querer sacrificarse por el mundo, luchar por sus metas y convertirse en verdaderos héroes. Estos personajes interactúan mucho con la historia de manera general, es decir, todos suelen tener un objetivo común a la misma vez que existe un clásico enemigo común que todos deben de derrotar y luchar para vencerlo. Aunque claro, puede haber mil maneras de verlo.

Muchas veces nos sucede que empezamos a imaginarnos viviendo en otro planeta, en otro ambiente o muchos siglos pasados, en este punto nos volvemos los personajes que siempre deseamos ser y esperamos que nuestras propias metas sean cumplidas y de no lograrlo, nos inventaremos nuestros propios poderes. Estos cuentos fantásticos son especiales para los niños.

Cuentos mitológicos

Los cuentos mitológicos son aquellos en los que aparecen deidades, es decir, seres muy superiores a los humanos y que por alguna razón han de interactuar con ellos. Hablamos de dioses.

Cuentos mitológicos

En estos cuentos podemos encontrar de todo, desde dioses nuevos e inventados que han de hacer algo dentro del mundo humano, hasta los dioses ahora existentes. Las historias mitológicas más conocidas son las historias de la mitología griega, una gran época y unos grandes dioses que se desglosan presentándonos familias y cada dios con una tarea dentro del mundo pero además nos dejan entre manos su propia vida.

Esas historias en las que vemos a Zeus, el amante de humanos y dios del olimpo, lugar donde podíamos encontrar a todos los dioses conviviendo entre sí aunque bajando a la tierra en muchas ocasiones para interactuar con los humanos. En estos cuentos no solo salen dioses, sino también muchos otros humanos que desean llegar a ser dioses o héroes respetados, semidioses o simplemente humanos. Todo entra dentro de este tipo de cuento fantástico.

Los cuentos mitológicos son los preferidos por los niños para realizar obras de teatros entre otras presentaciones, ya que poseer un poder especial es una fantasía que siempre tendremos hasta el día de nuestra muerte y si nunca lo lograste, entonces recuerda aquel día que lo actuaste, además que la imaginación es puesta a prueba y cada niño le da un toque personal a cada personaje hasta que lo considere necesario.

Mitos sobre la brujería

Mitos sobre la brujería

Les había prometido historias y cuentos de terror, pero se me ocurrió por esta ocasión traerles este artículo sobre mitos y brujería. A pesar de que los últimos registros “oficiales” de brujas fueron hace cientos de años, aun se creen los mitos sobre la brujería y todas las maldiciones referente a ello.

Es normal escuchar historias de personas que amanecen con chupones en sus cuerpos asociados a brujas que los visitan de noche para enamorarlos, al igual que si usted le invita al otro día a tomarse algo, una mujer llegara a su casa pidiendo algo de beber y se enterara de quien le hacía brujería. En otros casos se asegura que si usted pone tijeras cruzadas en el techo de su casa y una bruja aterriza sobre su casa, caerá al suelo una mujer.

Otros mitos de brujería afirman que puedes hacer tanto daño como desees a otra persona, aunque en teoría tú debes conocer a la persona y tener objetos personales de la persona a embrujar.

Aunque muchas personas creen en estos mitos de brujerías y hechizos realizados durante toda la historia, en la actualidad es difícil imaginarnos ritos tan antiguos, por lo que la atención hacia este tema ha perdido valor, hoy en día solo nos queda leer mitos sobre la brujería y entender o sacar nuestras propias conclusiones basándonos en aquellas personas que alguna vez sufrieron de verdaderos embrujos.

Leyenda del caserón antiguo

Leyenda del caserón antiguo

Mi pueblo natal es uno de esos lugares en los que las leyendas traspasan la barrera del tiempo, gracias a que se van transmitiendo de generación en generación. Una de las más antiguas es la que se encuentra relacionada con una casona ubicada a las afueras de aquel sitio.

Cuentan que Amadeo un día pasó justamente por enfrente de aquella casa y se detuvo a leer un letrero que estaba sujeto a la verja:

“Se solicita electricista”. En sí, el aviso ya era un tanto extraño, pues no había una persona que se dedicara a eso (al menos en la localidad) de manera profesional. Temía llamar a la puerta para que proporcionaran informes, ya que se decía que el dueño de la casa era un hombre trastornado.

No obstante, en esta ocasión pudo más la curiosidad que los dichos de la gente, por lo que el joven golpeó el portón y espero pacientemente.

Una figura espigada y lúgubre se asomó por la ventana. Instantes después, el hombre llegó hasta donde se encontraba Amadeo.

- Buenas noches. ¿Todavía necesita los servicios de un electricista?

- Así es muchacho, ¿tú me puedes recomendar a alguno?

- No señor, pero yo sé algo de electricidad. Hace menos de un mes, nos quedamos sin luz en la casa y yo solito pude reparar la falla.

- ¡Impresionante! Si… Puede que tú sirvas después de todo. Te espero mañana.

Amadeo regresó muy contento su casa, sobre todo porque el hombre le había prometido pagarle mucho dinero.

Le contó a su madre lo que había sucedido y ella con lágrimas en los ojos le lanzó una advertencia:

- No vayas mijo. Mi corazón me dice que ese lugar es peligroso. Ya ves lo que dice Nachita que le ocurrió a su hijo por ir ahí.

- Son sólo leyendas, no va a pasar nada.

Después de eso, nadie volvió a ver a Amadeo.

En la jungla

En la jungla

Desgraciadamente el hombre se ha ido apropiando de los espacios que eran dominados por los animales. De todos ellos, sin lugar a dudas el más afectado es el ecosistema que comprende las junglas.

Por fortuna, todavía quedan algunos sitios en los que ocurren situaciones como la siguiente obra de teatro.

Una calurosa noche, el tigre Miguel (a quien todos sus camaradas llamaban “Mike”), estaba paseando tranquilamente por entre los árboles cuando alcanzó a oír un llanto desesperado.

Buscó por todos lados sin poder encontrar de donde provenían tales sonidos. Fue entonces cuando tomó la determinación de lanzar una pregunta al aire: ¿Quién está llorando?

- Soy yo. Dijo alguien de voz muy finita.

Mike – ¿En dónde estás?

- Bajo su mentón señor tigre.

Mike – ¡Rayos! Sabía que no debía volver a comer carne de venado en salsa de pera, esa combinación siempre me hace tener alucinaciones.

- Voltee hacia abajo por favor.

Mike hizo caso a las indicaciones de la llorosa vocecita y de ese modo pudo ver que se trataba de un pequeñísimo ratón de color blanco.

- Mi nombre es Quique.

Obra de teatro selva

Mike – ¿Qué te ocurre Quique, porque lloras?

Quique – Hace más de tres días que no pruebo bocado. Tengo mucha hambre.

Mike – ¿Tres días? Disculpa la intromisión pero puedo preguntarte ¿cuál es la razón por la cual no hayas comido en tanto tiempo?

Quique – Nos fuimos a huelga en la empresa. El sindicato está negociando mejores condiciones laborales.

Mike – ¿Sindicato?, ¿Huelga? Yo que creía que las únicas organizadas eran las hormigas.

Quique – Si mire, lo que sucede es que nosotros nos dedicamos a espantar elefantes. Algunos compañeros hasta utilizan camuflaje, para tratar de intimidar a esos paquidermos. Yo en lo particular, prefiero el método tradicional. Ya sabe, pararse enfrente del objetivo y empezar a agitar los brazos y piernas lo más rápido posible hasta que salgan corriendo.

El problema es que los elefantes ahora traen equipos de rastreo con tecnología GPS, lo que hace que nos ubiquen fácilmente y puedan estar preparados contra nuestras irrupciones.

Mike – Definitivamente estoy muy atrasado en materia tecnológica. Lo más moderno que recuerdo es el servicio a domicilio vía telefónica. No te preocupes amigo, te puedo prestar unas monedas para que compres semillas. Cuando puedas me las devuelves.

Quique – Muchas gracias, pero no puedo aceptarlo, pues no sé cuándo es que volveré a la compañía.

Mike – Bueno, si no quieres es tu decisión, pero estarás de acuerdo en acompañarme hoy a cenar ¿no?

Tigre

Quique – ¿Pero un tigre y un ratón en la misma mesa? Eso no se acostumbra en la jungla.

Mike – Que no te preocupe el qué dirán. Además tu eres mi invitado y todos respetan a Miguel Rayas Jr.

Quique – ¡No lo puedo creer, su papá fue hace dos meses a la compañía a impartir una plática sobre defensa personal! El señor Rayas es una leyenda, salúdemelo por favor cuando lo vea.

Mike – Por supuesto Quique, mañana por la mañana le doy tus saludos. Es más, si quieres te lo puedo presentar.

Quique – Eso sería fantástico. Muchas gracias don Miguel.

Mike – Quique, no seas tan formal. Por favor llámame “Mike”, como lo hacen todos mis amigos, ya que ahora perteneces a ese selecto grupo. ¡Vamos a cenar!

Diciendo esa frase, los dos fueron en dirección de uno de los restaurantes más afamados de aquella jungla.

Aqui encontrar un repertorio de cuentos cortos de terror que te haran sentir escalofrio y no podras dormir :)