Todas las entradas de: Carla

Cuentos y mitos de los druidas

Cuentos y mitos de los druidas

Si nos apegamos a lo descrito en los mitos celtas, entendemos que los druidas fueron una especie de sacerdotes que formaron parte de las congregaciones más importantes de los territorios que hoy en día se conocen con el nombre de Inglaterra, Irlanda, Gales etcétera.

Desafortunadamente, no se cuenta con evidencia histórica que pruebe su existencia, salvo algunos pequeños escritos que se pueden rescatar del periodo proveniente de la edad de hierro. Esto sólo hace que los mitos alrededor de estos personajes se incrementen.

Los autores que le dedicaron más páginas a hablar acerca de los druidas fueron los griegos y los romanos, tal vez porque estas dos culturas se dedicaron a conquistar gran parte del mundo y con ello recopilaron historias, cuentos de terror y demás datos interesantes que les proporcionaron los lugareños.

Se piensa que estos clérigos realizaban de vez en cuando sacrificios humanos y que también creían en cierta medida en el asunto de la reencarnación. Por otra parte, la palabra druida no posee un único significado, pues al tratarse de un vocablo originado por la fusión de distintas culturas (griega, romana y cerca) se le otorga distintas definiciones.

No obstante, una de las más aceptadas es la que los define como “conocedores del roble). Recordemos que en esa zona del norte europeo, esta clase de árboles abunda en los bosques y por ello muchas crónicas y cuentos de terror de la antigüedad, hacen referencia directa a los montes embrujados.

Estos personajes se distinguen por su poderosa influencia en las esferas políticas, ya sea porque les ofrecían a los gobernantes una gran variedad de hechizos o por su conocimiento en materia militar. Por ejemplo, en varios relatos se ha hecho mención que a veces en el campo de batalla aparecían uno o más druidas y se colocaban justo en el medio de la disputa.

Inmediatamente, los encargados de comandar las ofensivas (tanto la propia como la enemiga) cesaban de pelear y hacían caso a lo que estos sacerdotes tenían que decir.

Cuento de terror el videojuego

Cuento de terror el videojuego

La industria de los videojuegos ha sido una de las más beneficiadas por la tecnología moderna, ya que ésta les ha permitido implementar en sus consolas mejores gráficos y sonidos. Sin embargo, algunas de estas empresas se han visto inmersas en escándalos y hasta en cuentos de terror.

Sin ir más lejos, les voy a platicar un cuento de terror que me platicó un amigo hace tres días.

Sucede que en Japón los programadores de una compañía de juegos de vídeo estaban programando una sesión de prueba con adolescentes, a quienes se les había invitado para que fueran los primeros en disfrutar de un nuevo disco de peleas callejeras.

Los chicos fueron acomodados en una sala en donde solamente había una pantalla de televisión y unos controles semejantes a los que se usaban en las arcadias de los juegos 80, pues una de las iniciativas del nuevo plan de ventas era conseguir que viejos usuarios compraran esta nueva plataforma.

El desafío que tenían planeado para los muchachos a simple vista parecía sencillo. Quien permaneciera más tiempo sin ser vencido ganaría un premio. Aparte de eso, uno de los ejecutivos les anunció que en algún rincón de la escena 6.2 uno de los programadores había escondido un personaje capaz de vencer a todos los demás con un solo golpe.

Evidentemente la inmensa mayoría trató de “desbloquearlo” para así ganar más rápido. No obstante,
Takeshi prefería seguir con su estrategia de ganar un combate a la vez, ya que con ello había conseguido derrotar a más de 15 oponentes.

Por azares del destino, en su combate número 20 Takeshi golpeó con su peleador una caja de madera en la escena 6.2, lo que hizo que este se transformara en un dragón amarillo, el cual lanzaba fuego por la boca.

El chico quedó tan impresionado con los colores de la mítica criatura, que se quedó observándolo por varios segundos. Luego extrañamente empezó a convulsionar y murió en el acto.

Los demás asistentes huyeron del lugar sumamente asustados. Después del incidente la empresa decidió reprogramar el juego borrando de sus archivos al dragón. Con todo y eso lo acontecido quedó registrado en miles de cuentos de terror como este.

Leyenda del monstruo de la alcantarilla

Leyenda del monstruo de la alcantarilla

Ciertamente no sé si esto es una leyenda o un mito, ya que la gente puede interpretarlo de las dos formas, dependiendo de sus experiencias personales. El caso es que esta historia no tiene mucho tiempo que sucedió y por eso he tomado la decisión de relatarla.

En las grandes ciudades, es común que los ríos se encuentren entubados, no sólo porque así se garantiza que el agua se mantenga limpia, sino porque de ese modo es mucho más sencillo conducir el flujo de líquido hacia los hogares.

Sin embargo, las personas aseguran que debajo de las calles, es decir, en el subsuelo se esconden criaturas horripilantes. También he visto vídeos en Internet que supuestamente han sido tomados en la oscuridad de esos lugares, pero la verdad es que gran parte de ellos parecen sumamente falsos.

Tal vez porque la iluminación es demasiado baja, lo que ayuda a crear la sensación de terror o de peligro en el espectador.

Por esa razón, decidí comprobar por mí mismo si estas historias eran ciertas o no. Durante las noches, recorrí mi colonia buscando una alcantarilla que se encontrara rota, pues así me sería más fácil descender.

Afortunadamente, había una sin tapa, a unas cuantas calles de mi casa. Baje solamente acompañado de mi teléfono celular y de una pequeña linterna, la cual iba sujeta a mi cintura.

La encendí y todo se veía en perfecta calma. Lo único malo, como podrás imaginártelo era el terrible olor que salía de allí. Saqué el móvil y empecé a filmar. Había cientos de ratas muertas, al igual que otros bichos que al pisarlos tronaban.

De repente, tuve la sensación de que algo o alguien me observaba fijamente. Para no voltear, active la cámara frontal de mi teléfono y de esa forma puede observar como una criatura con cuerpo de roedor pero cabeza de lagarto me perseguía.

Sinceramente, debo decir que tuve mucha suerte de escapar de esa alcantarilla con vida.