El billete de Egisto

El billete de EgistoComo sucede con otras leyendas muy cortas, este relato también ha sufrido diversas modificaciones, ya que su popularidad se ha extendido por varias latitudes del país. Sin embargo, el mensaje final o moraleja continúa inalterable.

Egisto era vendedor de billetes de lotería desde hacía más de dos décadas. Durante ese periodo de tiempo, había visto como gente que no tenía ni un centavo, se había vuelto millonaria.

Esta situación despertaba en él envidia y rencor, pues pensaba que su vida no había sido justa con él. Cabe decir que Egisto en varias etapas de adultez, tuvo la posibilidad de cambiar su estilo de vida, es decir, dedicarse a otros oficios. No obstante, el alcohol hizo que todos sus planes a mediano plazo se vinieran abajo.

Un día, desesperado porque lo iban a desalojar de su vivienda, tomó uno de los billetes de lotería correspondientes al sorteo de diciembre, el cual en ese año daba un premio de 50 millones de pesos al ganador, y lo guardó para sí.

En eso estaba, cuando de repente se cruzó en su camino un hombre vestido elegantemente, quien le dijo:

– Yo puedo conseguir que el billete que tienes escondido entre tus ropas, resulte ganador. Para ello, únicamente tendrás que firmar este pequeño contrato tengo aquí.

– ¿Quién es usted?

– No voy a andar con rodeos Egisto, soy el Diablo. De nada te sirve gritar, ni correr, ya que esta conversación la estamos teniendo en tu mente. Aunque no por ello quiere decir que mi ofrecimiento no sea real. Sólo quiero que me entregues tu alma.

– Bueno pero ¿qué gano yo?

– Disfrutar de la vida como nunca antes. Te prometo que no sabrás de mí hasta el día de tu muerte.

Egisto rápidamente firmó el papel y esperó a que el Diablo cumpliera su palabra. Más cuando el hombre terminó de estampar su rúbrica en el contrato, le cayó un rayo que lo mató de manera instantánea.

– Ahora ya eres mío. Dijo riendo el hombre misterioso y ambos individuos desaparecieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *